Dinámica cambios constantes

El producto es evolutivo durante su ciclo de vida,  generando cambios sencillos, complejos y dinámicos, adaptándose a las variaciones del entorno, y exigencias del usuario. Cambios que demandan dedicación de recursos, esfuerzos extras y  generan a lo interno  transformaciones  necesarias para cumplir con el producto final.

Sabemos, que un programa o producto utilizado en el entorno real, necesariamente debe cambiar o llegar a ser progresivamente menos útil. Puesto que el entorno del sistema cambia, surgen nuevos requerimientos, cuando el sistema modificado es introducido en el entorno generará nuevas demandas. Por eso la importancia de estar preparados para prever y responder efectivamente a esa dinámica de cambios constantes. Entendemos los ciclos del producto y que al usuario le gusta experimentar nuevas cosas  quiere ver que el producto no se ha quedado estancado, por ejemplo Facebook  hace cambios, Google días atrás cambio el look & feel al correo, como usuarios sentimos que ellos siguen pensando  en mejorar su producto y ofrecer otras cosas.

Si logramos deleitar al usuario final,  es porque acertamos o conectamos con lo que al usuario le gusta. Hemos concretado y generado un producto que ha cumplido con las necesidades de nuestro cliente y lo que quiere su usuario final.  Comprendimos y ejecutamos con una participación activa e integrada de lo interno a lo externo y viceversa.  Donde hemos ido ajustando día a día  y depurando sin maltratar a la audiencia, hasta cumplir con las características que nuestro cliente visualiza en su mente.