¿Por dÓnde empezamos?

teamwork

Nosotros arrancamos nuestro proceso de diseño desde etapas muy tempranas, incluso previo al proyecto como tal, con la idea de sensibilizar al equipo de las necesidades reales del cliente final y en función de estas necesidades diseñar una solución más acorde. Este proceso está basado en la metodología de diseño “Design Thinking” y nos permite acompañarlo en la generación de prototipos de manera iterativa para acercanos cada vez más a cumplir las necesidades del cliente final.

Durante este proceso realizamos una serie de talleres con el fin de escuchar todas las ideas, filtrarlas y plasmarlas en un prototipo final que es con el que se dará inicio al proyecto posteriormente.

Todos los asistentes trabajamos en grupos usando una serie de distintas técnicas basadas en las lluvias de ideas donde todos deben participar y generar artefactos, como el anteriormente mostrado, donde se crea un avatar y perfil de cada uno de los posibles clientes tratando de entender cómo se interactúa con cada uno de ellos, en este caso el cliente final se llama Ricky y es un millennial.

Posteriormente los equipos trabajamos en la categorización de todo el material para entender el impacto y la prioridad de cada idea.

De esta manera los equipos trabajamos en agrupar todas las ideas para poder hacer un trabajo de selección más ordenados. Esto nos permitirá generar futuros “Jobs to be done” que representan las actividades que el cliente final realizará en nuestro producto final.  Y finalmente todos los equipos generarán distintos prototipos de con todos el material anteriormente generado, que se debe ver algo de la siguiente manera.

Existen muchas otras técnicas como por ejemplo las más útiles para generar ideas son: los journey map, service blueprint, samper…  Sin embargo cada una la seleccionamos en función de los participantes y experiencia que tengan en actividades de diseño

Dinámica cambios constantes

Gestor de ideas

Comprender la idea del proyecto